Home / Cocina Biodinámica

Cocina Biodinámica

¿Qué es la Cocina Biodinámica?

La alimentación vegetariana biodinámica busca encontrar un vínculo no contaminado y nutritivo entre nosotros y lo que comemos, el cual nos lleva a valorar en su justa medida el trabajo de los agricultores ecológicos así como el respeto hacia los ritmos vitales de la tierra, de la naturaleza y de nuestro propio organismo.

calendario biodinamico de los cereales

El alimento que comemos, cuándo y cómo lo comemos, estimula o dificulta las funciones del cuerpo y activa o entorpece sus procesos formativos.

El organismo humano debe metabolizar todos los alimentos para moderar y mantener la enorme actividad de desintegración y reconstitución corporal a la que estamos sometidos a lo largo de toda nuestra vida. Cuando el humano se alimenta debe destruir por completo las fuerzas y estructuras que componen las sustancias de su dieta y transformarlas para impregnarlas de sus propios impulsos y construir en su organismo nuevas estructuras. Exteriormente ya se puede apreciar esta fase de transformación en la masticación, más tarde en el estómago con los jugos gástricos y después mediante otros procesos desintegradores.

Si no logramos despojar de sus fuerzas a los alimentos, es decir desintegrarlos, para transformarlos y que pasen a formar parte de nuestro propio Yo, esas energías actúan como algo extraño, algo del mundo exterior, dentro de nuestro organismo, por eso las rechazan y pueden enfermarnos. Podríamos decir que “no somos lo que comemos” sino que “somos aquello que es capaz de transformar lo que comemos”. Por esto los alimentos deben ser sanos y armónicos desde que son semilla hasta que los ingerimos, es decir en su estructura y en su dinámica de vida, para “no acabar siendo lo que comemos…”

 

¿Qué debemos tener en cuenta?

En primer lugar, está la cuestión del tipo de cultivo, del respeto, así como del interés y del conocimiento del horticultor sobre las características de la tierra de su huerto y los ritmos e influencias que tanto los astros como las estaciones imponen a la naturaleza. Será desde esta comprensión, y de su puesta en práctica en su quehacer diario, desde donde el campesino logrará un crecimiento sano y armónico para la vida de su cosecha. Este es el germen, el principio fundamental, de la agricultura biodinámica y de ahí su trascendencia para el medio ambiente, lo que a su vez nos lleva al compromiso del hombre con la vida sostenible de la Tierra.

agricultura biodinámica

Es decir, si nuestro alimento procede de suelos sanos y es cultivado de manera que no pierda nada, o el mínimo de sus cualidades potenciales, obviamente, y sin entrar en más sesudas estimaciones filosóficas, nuestra nutrición será sana, equilibrada y no-desnaturalizada, manteniéndonos con la energía necesaria para afrontar los procesos vitales y evitándonos en la medida de lo posible los trastornos en nuestra salud.

Es importante no abordar el tema de la alimentación solamente como aquello que nos mantiene y nos aporta reservas para subsistir sino, también, como una nutrición reparadora. Por ejemplo, el sistema antioxidante, que potenciamos con la ingesta de vegetales, nos permite luchar contra los errores del metabolismo, de la contaminación atmosférica, del estrés y del deterioro al que diariamente sometemos a la maquinaria de nuestro organismo.

Deberíamos procurar siempre que en nuestra despensa entraran los productos y alimentos en su estado más natural, biodinámico y estacional posible, creando así un vínculo entre nosotros y lo que comemos que nos lleve a valorar en su justa medida el trabajo de los agricultores y el respeto hacia los ritmos de la vida, de la tierra, de la naturaleza y de nuestro propio organismo.

La alimentación vegetariana biodinámica busca encontrar un vínculo no contaminado y nutritivo entre nosotros y lo que comemos, el cual nos lleva a valorar en su justa medida el trabajo de los agricultores ecológicos así como el respeto hacia los ritmos vitales de la tierra, de la naturaleza y de nuestro propio organismo.

Rudolf Steiner decía: “Tomando una alimentación de origen vegetal, el hombre se interiorizará e independizará, haciéndose dueño de todo su ser. Cuanto más tienda a la alimentación vegetariana, cuanto más prevalezca la alimentación de origen vegetal, tanto más estará en condiciones de imponer sus fuerzas interiores y de desarrollar una visión más amplia y libre del mundo. Liberándose así de las cadenas de una tradición generalizada, el hombre tendrá una perspectiva más profunda sobre su existencia y no adoptará un criterio estrecho frente a la vida. La persona que ingiere preferentemente alimentos de origen animal concibe la existencia de una manera estrecha y rígida, dejándose llevar por los prejuicios, la violencia y los intereses propios”.

Top